miércoles, 9 de noviembre de 2011

Los colores del otoño

Llevo apenas tres días en Lyon y ya he encontrado mi rinconcito en esta ciudad...no descarto que mi escapadita al centro el fin de semana me depare nuevos jardines secretos, pero por ahora os presento a mi ángel de la guarda en llamas....el árbol que está justo debajo de la ventana de mi habitación, con su mini fuente al lado para completar la escena bucólica. 



Mi primer día en Lyon fue bastante agotador...con el viaje, las prisas y los trasbordos...así que cuando por fin llegué por la noche a mi habitación, caí rendida sin ningún tipo de ánimo para curiosear por los alrededores. La mañana siguiente, al abrir la ventana, la ciudad pareció darme la bienvenida con este colorido ser que habita enfrente de mi edificio. Le saqué una foto con el móvil y como no fue suficiente, cogí la cámara y bajé corriendo a sacarle otra foto...pero gracias del destino la batería se apagó nada mas encenderla (toca recargar y encontrar tiempo para sacarle fotillos en condiciones). El árbol volvía a mis pensamientos una y otra vez a lo largo de estos dos días...y es que de hecho, aunque no se aprecie todo lo que me gustaría en la foto, los árboles de alrededor apenas están comenzando a cambiar de color. Así pues, llegué a la conclusión de que este árbol es el mas impaciente de todo el jardín y no pudiendo esperar al resto de sus compañeros, decidió teñirse de otoño el primero, como un pavo real que pomposo corre a acicalar sus mejores plumas antes que ninguno de sus iguales. 



Y mi vena científica surgió, señalando con el dedo índice ( y mira que dicen que es de mala educación, ¿eh?) ¿De dónde vienen los colores del otoño? ¿Porqué las hojas se vuelven marrones, naranjas, amarillas....y no azules por ejemplo?

Me puse a investigar y esto es lo que leí, que comparto con vosotros por si  también estáis interesados en saber la respuesta.

Así como nosotros comemos para alimentarnos, las plantas usan la luz del sol para obtener su comida. Esto sucede en las hojas gracias a una sustancia llamada clorofila que les da su característico color verde. En otoño, no hay tanta luz como en verano y además los árboles tienen un proceso de "hibernación" (si como los osos) por el que pasan hasta que en primavera vuelven a despertar. Ambos factores hacen que los árboles dejen de producir tanta clorofila (ni hay tanta luz solar, ni con la hibernación necesitan tanta "comida") por lo que al desaparecer el verde de las hojas, deja al descubierto otros colores que surgen debido al otoño o que quedaban enmascarados por la clorofila.

¿Que quieren decir los distintos colores?

  • Rojo y violeta, con la falta de clorofila y el proceso de hibernación, las hojas están en su momento mas sensible. Para protegerse producen unas sustancias llamadas antocianinas que son antioxidantes y actúan como filtros UV. Dependiendo del pH (¿os acordáis de las clases de química?) el color variará, será mas rojo cuanto mas ácido y mas violeta cuanto más básico.


  • Amarillo y naranja, colores producidos por los carotenoides (si, como en las zanahorias :) ) En realidad los carotenoides siempre están ahí, lo que pasa es que la clorofila enmascara sus colores.


  • Ocre y marrón, debido a la presencia de taninos, los últimos desechos del metabolismo. Quiere decir que la hoja o está muriendo o esta ya muerta y pronto caerá.



No todas las árboles pasarán por los mismo procesos a la vez, siquiera las hojas de un mismo árbol y es por eso que podemos ver tal explosión de colores. 



Quería dedicar el momento de pasión a los amantes del otoño, a los curiosos y a aquel que dibuja una hoja en mi ventana cada día....

Espero que os haya gustado!

lunes, 24 de octubre de 2011

Sea usted un pato...

Hoy he comenzado un curso sobre microscopía electrónica y antes de ponernos manos a la obra, el jefe quiso transmitirnos un poquito de su sabiduría y filosofía de trabajo. Según él, al sentarnos frente a un microscopio, es de vital importancia sentirse agusto y relajado y es tal su convicción al respecto que nos ha sermoneado durante casi una hora sobre como debemos forjarnos tanto técnicamente como emocionalmente. Y uno piensa, que gran ambiente para el trabajo donde la paciencia y armonía son casi exigidas por contrato...
Me ha hecho gracia este cartelito en la sala de descanso del laboratorio y dice algo asi como, sea como los patos...en la superficie tenga el aspecto de estar calmado mientras por debajo pedalea como un loco!

domingo, 16 de octubre de 2011

El reino de Morpheo

Me fascina el mundo de los sueños...adoro soñar, adoro cuando consigo recordarlos al día siguiente, cuando la gente me cuenta los suyos, cuando son tan vívidos que uno estaría inclinado a otorgarles un sentido mas elevado que simplemente un subconsciente vomitando excesos de información o emociones.

Desde que tengo uso de razón soy capaz de recordar varios sueños por noche...es cierto que algunos de ellos son confusos, simples, cortos o sinsentido...pero a veces y solo a veces tengo sueños que harían el deleite de un guionista...A veces mis sueños son tan largos, tan elaborados y complejos que podría hacer de ellos perfectamente una novela o una película...A veces soy la protagonista, aunque también es cierto que a veces soy un mero espectador sin voz ni voto...y de manera excepcional, unas poquísimas veces he sido capaz de controlar mis sueños y a estos se les conoce como sueños lúcidos. En alguna parte hace mucho tiempo, leí que hay gente nunca consigue tener un sueño lúcido en su vida, otros los experimentan en ocasiones contadas a lo largo de su vida y una minoría tiene el "don" de conseguir el control sobre sus sueños practicamente cada noche. También creo recordar como decían que uno puede ejercitar su mente con el fin de aumentar las posibilidades de tener sueños lúcidos, aunque ello requiere constancia, virtud que choca estrepitosamente con mi mala memoria.

Volviendo al hecho de tener varios sueños por noche, o mas bien dicho, el ser capaz de recordarlos.... a veces me encuentro con mi subconsciente hablándome directamente a través de ellos...no de forma subliminal ni mucho menos, sino alto y claro...Recuerdo una temporada en la que soñaba mucho y todas las mañanas conseguía recordar varios sueños...esto me intrigaba y fascinaba y debo confesar que cada noche me metía en la cama ansiosa por ver que me deparaba mi propia mente, como quien espera el nuevo capítulo de su serie favorita... Pues bien, una de esas noches andaba yo saltando de sueño en sueño, cuando decidí entrar en una casa y sorprendida pillé in fraganti a un chico vestido con un mono de trabajo tratando de adecentar aquella casa que estaba destartalada y medio vacía. Sorprendida le pregunté porque estaba tan a la carrera y porqué aquella casa apenas estaba amueblada. Él me cogió del brazo, me llevo a un rincón y hablandome en susurros me dijo, mira con la cantidad de sueños que tienes por noche, tu te crees que tenemos presupuesto para tanto atrezzo? Debo reconocer que fue muy desconcertante a la vez que divertido....me hubiese gustado continuar con la conversación pero el saber que estaba soñando fue mas poderoso y desperté....

Y vosotros ¿Con que soñaís?